Siguenos
hace 10 meses
En México

Revocatorio que no revoca | Opinión de Jorge Ramos

Comparte

En México todo está al revés.

El próximo domingo 10 de abril hay un referendo revocatorio promovido por un Presidente, Andrés Manuel López Obrador, que quiere presumir del apoyo popular que todavía tiene. Y la mayoría de los opositores políticos, que deberían estar interesados en cortar legalmente o limitar el sexenio presidencial, no quieren participar bajo el argumento de que todo es una farsa para aplaudirle al jefe. Es el mundo al revés.

En otros países, cuando hay una consulta para sacar del poder al Presidente en turno, quien lo organiza es la oposición. No el Presidente. De hecho, el Presidente debería ser el menos interesado en que le cortaran su mandato. Pero en México es el mismo AMLO quien ha empujado todo el proceso. La única explicación posible es que sabe que va a ganar, que no corre ningún riesgo y que le puede sacar mucho provecho político.

No fue el mismo caso en Venezuela en el 2004.

El entonces Presidente Hugo Chávez había sobrevivido un golpe de Estado, enfrentaba un debilitante paro de los trabajadores petroleros, tenía a un país totalmente dividido y él se radicalizaba cada vez más para aferrarse al poder. El fundado temor de muchos venezolanos era que Chávez quisiera eternizarse en la Presidencia. “No soy un dictador”, me dijo Chávez en una entrevista en 1998. “Claro que estoy dispuesto a entregar (el poder). Si, por ejemplo, yo a los dos años resulta que soy un fiasco -un fracaso, o cometo un delito o un hecho de corrupción o algo que justifique mi salida del poder- yo estaría dispuesto a hacerlo”.

Pero Chávez era muy mentiroso.

Por eso la oposición, utilizando las leyes, llamó a un plebiscito revocatorio. El artículo 72 de la nueva Constitución de 1999 claramente decía que “todos los cargos y magistraturas de elección popular son revocables, transcurrida la mitad del período para el cual fue elegido el funcionario”. La idea del revocatorio no le gustó a Chávez, a pesar de que él prácticamente había dictado la nueva Constitución.

La oposición obtuvo 3.2 millones de firmas para convocar a votaciones. Pero, tramposamente, el Consejo Nacional Electoral (controlado por Chávez) dijo que las habían recogido prematuramente. Meses después consiguieron en solo cuatro días otras 3.6 millones de firmas para un revocatorio.

Para no hacerles el cuento mucho más largo, el plebiscito en Venezuela se realizó el 15 de agosto del 2004. Chávez lo ganó con el 59 por ciento del voto. Pero casi cuatro millones de venezolanos votaron por sacarlo del poder. Esa fue la última oportunidad para detener la creación de una dictadura en Venezuela. Chávez, como muchos temían, se quedó en el poder hasta su muerte tras una serie de fraudes electorales. Y hoy, por dedazo, Nicolás Maduro es el dictador en turno.

Cuento esto para enfatizar que en un proceso revocatorio es la oposición quien lleva la iniciativa, no el Presidente. AMLO seguramente cree que va a arrasar el próximo domingo. Pero su gran peligro es el voto de castigo. Por la violencia. Por el improvisado manejo de la pandemia. Por la inflación. Por el desilusionante crecimiento económico. Por sus injustas críticas a los periodistas y a las feministas. Y por la manera en que acapara el poder. Si el resultado no es abrumador a su favor, el costo político de este juego puede debilitarlo en sus últimos tres años.

En un país como México con una democracia tan joven -apenas tiene 22 años de edad- es muy peligroso estar jugando con la idea de quitar a un Presidente a la mitad de su mandato. Yo soy de la idea de que López Obrador debe quedarse como Presidente hasta el 2024, como dice la Constitución. Pero ni un día más. AMLO ha repetido en varias ocasiones que nunca buscaría la reelección ni se quedaría en el poder más tiempo que el establecido en la Constitución. Y hay que tomarle la palabra.

Déjenme ser totalmente claro: me parece extraordinaria la idea del revocatorio. Creo que es pura democracia, que sí hay que participar, que nos hubiera servido mucho en el pasado y que servirá en el futuro. Pero la forma en que se ha implementado esta vez no tiene mucho sentido.

Un proceso revocatorio es, sobre todo, para limitar el poder presidencial. Irónicamente en México se está utilizando para engrandecerlo y hacer alarde de fuerza.

Todo está al revés.

@jorgeramosnews

[wp_show_posts id=”3872″]

La periodista Adela Micha fue muy contundente. “¡Basta ya de que la confrontación sea su único lenguaje, presidente! La polarización no puede ser su única...
Después del enorme hackeo que sustrajo seis terabytes de información de la Secretaría de la Defensa Nacional para ser entregada  a Latinus, surgió una cuenta...
Comparte

Contacto

Trending esta semana
En Nuevo León
En México
En la Red
En la Prensa Rosa
En el Mundo